LA DIPUTACIÓN DE GIPUZKOA CONTRIBUYE CON 19.638 € A LA SEGURIDAD ALIMENTARIA DE LA POBLACIÓN DESPLAZADA POR EL CONFLICTO EN SIRIA

Desde el comienzo de la violencia en marzo de 2011 se han ido multiplicando las personas desplazadas y refugiadas. En el caso de la población refugiada de Palestina en Siria, su situación se ha visto empeorada porque no está siendo atendida directamente por ninguna otra organización, a excepción de UNRWA. La Agencia calcula que la totalidad de la población refugiada de Palestina en Siria, se encuentra en una situación de extrema vulnerabilidad y requiere para su supervivencia la intervención humanitaria específica.

 

De los cerca de 480.000 palestinos refugiados en Siria, alrededor del 60% se encuentran desplazados en el país, y aproximadamente el 12% ha tenido que huir a países limítrofes. En Líbano se han registrado 42.000 y en Jordania 17.000. La provisión de alimentos se ha convertido en una de las máximas necesidades de la población, pues debemos tener en cuenta que la mayoría se han visto obligados a huir de los frecuentes bombardeos y la destrucción y han perdido sus recursos en la huida o bien éstos son insuficientes para su supervivencia y bienestar.

 

La inseguridad alimentaria afecta de manera más especial, concreta y contundente a los menores, pero también a las mujeres, que cuentan con menos recursos y oportunidades, así como a los ancianos, las personas con discapacidad o enfermas.

 

Con la ayuda de la Diputación de Gipuzkoa 10.714 familias, aproximadamente 42.856 personas recibirán cestas de alimentos básicos para su supervivencia, incrementando de este modo en 1/3 la ingesta calórica de las familias desplazadas más vulnerables a través de la provisión de cestas de alimentos.